Diagnóstico y tratamiento del cáncer

Oncología

El personal médico y los profesionales de atención médica de Centennial Hills Hospital Medical Center tratan el cáncer usando terapias tanto quirúrgicas como no quirúrgicas. Muchas formas de cáncer pueden ser tratadas en el Centennial Hills Hospital, incluidas las que se describen a continuación.

Cáncer de mama

El Centennial Hills Hospital cuenta con diagnóstico por imágenes para la detección temprana, el diagnóstico y el tratamiento del cáncer de mama, así como también con servicios para aquellos con alto riesgo de padecer cáncer de mama. Los pacientes tienen acceso a una gran variedad de técnicas de diagnóstico por imágenes mamario y técnicas mínimamente invasivas que se utilizan para realizar biopsias mamarias. Los oncólogos desarrollarán un plan individualizado de cuidados para las mujeres con cáncer de mama, que puede incluir una combinación de radioterapia, medicación y/o cirugía. Los procedimientos quirúrgicos van desde tratamientos para conservar la mama, como una lumpectomía, hasta mastectomías radicales simples y modificadas. El mapeo de ganglios centinela se ofrece a los pacientes elegibles para que la disección total de un ganglio linfático pueda no ser necesaria. Si se necesita realizar una mastectomía, las mujeres son derivadas a cirujanos plásticos para analizar sus opciones de reconstrucción.
Visite nuestro Centro del Cáncer de Mama para informarse sobre el diagnóstico de esta enfermedad >

Cáncer colorrectal

Los médicos de Centennial Hills detectan cáncer colorrectal mediante la colonoscopia o la sigmoidoscopia flexible. En ambos procedimientos, el médico puede detectar pólipos en el colon y extraerlos. Los pólipos son pequeños crecimientos que pueden convertirse en cancerígenos con el paso del tiempo. Los tipos de cáncer que son detectados en etapa temprana, a pesar de ser pequeños y que aún no se han diseminado, son más fáciles de tratar. De acuerdo con la American Cancer Society, nueve de cada 10 personas que padecen de cáncer de colon que ha sido detectado en una etapa temprana, estarán vivas cinco años después. Y muchas vivirán un tiempo de vida normal. Durante la colonoscopia, el médico mirará el interior de todo el colon y el recto en busca de pólipos, que son pequeños crecimientos que pueden desarrollarse y convertirse en cancerígenos con el paso del tiempo. Un colonoscopio (un tubo delgado, flexible, hueco y con luz que tiene una pequeña videocámara) se introduce suavemente dentro del colon mientras el paciente se encuentra bajo los efectos de la anestesia; la cámara envía imágenes a un monitor y el médico las observa. Los pólipos se pueden extraer durante este procedimiento. Si el cáncer se ha diseminado, los cirujanos del Centennial Hills Hospital pueden analizar con usted las opciones quirúrgicas.

Tipos de cáncer ginecológicos

La detección temprana es fundamental cuando se trata de cáncer del sistema reproductivo, como cáncer de cuello uterino, cáncer de endometrio y cáncer de ovario. Aunque el cáncer de cuello uterino por lo general se diagnostica en una etapa temprana con una prueba de Papanicolau, el cáncer de endometrio y de ovario es más difícil de detectar. Las mujeres pueden recibir un diagnóstico en etapas tardías con estos tipos de cáncer. Tomar la decisión sobre cuál es el mejor tratamiento, ya sea cirugía, quimioterapia, radioterapia o una combinación de estos, es una decisión individual que debe tomarse con su médico y debe basarse en sus preferencias.
Más información sobre la cirugía robótica ginecológica >

Enfermedad de Hodgkin

La enfermedad de Hodgkin es un tipo de linfoma, que es un cáncer de una parte del sistema inmunitario llamada sistema linfático. El primer signo de linfoma de Hodgkin es por lo general un ganglio linfático agrandado o nódulos en el cuello, las axilas o la ingle. Esta enfermedad se puede propagar al hígado, a los pulmones o a la médula ósea. Cuanto antes se detecta y se trata esta enfermedad, mejores son las posibilidades de tener una vida normal. Para diagnosticar la enfermedad de Hodgkin, los médicos utilizan un examen físico y los antecedentes médicos, análisis de sangre y una biopsia. El tratamiento depende de cuánto se haya diseminado la enfermedad y por lo general incluye radioterapia o quimioterapia. En muchos casos, la enfermedad puede curarse por completo.

Linfoma no Hodgkin

El linfoma no Hodgkin (LNH) es un cáncer del tejido linfático que se encuentra en los ganglios linfáticos y en otros órganos del sistema inmunitario. Los linfomas pueden desarrollarse en las personas con un sistema inmunitario débilitado a causa de un trasplante de órganos o a otra afección, como por ejemplo infección por VIH. El cáncer puede crecer lenta o rápidamente. El tratamiento depende del grado del cáncer: grado bajo, medio o alto (el que crece con más rapidez). El tratamiento puede involucrar quimioterapia, radioterapia o ambos. Algunas personas que padecen la forma de crecimiento lento pueden no requerir un tratamiento inmediato. No obstante, algunas personas que han fracasado con los tratamientos en etapa temprana o que han experimentado una remisión de su enfermedad, pueden necesitar una alta dosis de quimioterapia seguida de un trasplante de células madre autólogas (el uso de las células propias).

Cáncer de próstata

La próstata es la glándula que produce el líquido para el semen en un hombre. El cáncer de próstata generalmente afecta a los hombres a partir de los 40 años. Los hombres con un riesgo más alto de padecer cáncer de próstata son aquellos con un historial familiar de la enfermedad, hombres mayores de 65 años y afroamericanos. Los síntomas de cáncer de próstata pueden incluir dolor en la espalda baja, dolor al eyacular o dificultar al orinar. Los médicos por lo general diagnostican cáncer de próstata al realizar una prueba digital rectal para detectar protuberancias; seguramente también solicitarán un análisis de sangre para la prueba del antígeno prostático específico (PSA). Estas pruebas también se utilizan para detectar cáncer de próstata en hombres que no presentan síntomas. Los resultados fuera de lo normal no necesariamente quieren decir que un hombre padezca de cáncer de próstata. Se solicitan pruebas de seguimiento que pueden involucrar ultrasonido, IRM o una biopsia. El tratamiento para el cáncer de próstata dependerá de la etapa del cáncer y de la edad del paciente. El tratamiento a seguir es una decisión individual que se toma en conjunto con su médico. Las opciones pueden ser una o más de las siguientes, solas o combinadas: cirugía, radioterapia, terapia hormonal, quimioterapia y una observación atenta en la que se supervisa el cáncer.
Más información sobre la cirugía robótica de próstata >